Prebióticos

2021-06-18T17:38:56+02:0018 junio 2021|Nutrición|

Desde la llegada de los postbióticos a las redes sociales, parece que vuleve a haber un poquito de confusión entre los pre-, los pro- y los postbióticos. Por eso, he decidido dedicar las próximas semanas a hablar sobre cada uno de ellos.  Y empezaré por los que yo considero los primeros: los prebióticos.

Qué son los prebióticos

Los prebioticos son sustancias no digeribles de los alimentos vegetales, cuyo metabolismo por parte de las bacterias del colon, modifican la composición y/o la función de la microbiota intestinal. Por tanto, tienen la propiedad potencial de mejorar la salud al favorecer el crecimiento y/o desarrollo selectivo de determinadas cepas de bacterias intestinales beneficiosas (microbiota).

Tradicionalmente se incluyen como prebióticos la inulina, los fructosacáridos y los oligosacáridos de las frutas y verduras. Pero hoy en día, se sabe que algunos almidones, incluso granos de cereales integrales, también poseen estas propiedades beneficiosas sobre nuestra microbiota y, por tanto, también pueden considerarse prebióticos.

Qué funciones realizan los prebióticos

Como ya hemos comententado, los prebióticos llegan al colon practicamente sin digerir y, una vez allí, sirven de alimento para determinadas cepas beneficiosas de nuestra microbiota.

Concretamente, los prebióticos:

  • Potencian la acción de los probióticos.
  • Mejoran las funciones de la microbiota intestinal.
  • Aumentan el número de Bifidobacterias.
  • Controlan la absorción de las grasas de los alimentos a su paso por el intestino.
  • Facilitan la absorción de calcio y otros minerales.
  • Colaboran activamente en la síntesis de vitaminas del grupo B y vitamina K.

Dónde se encuentran los prebióticos

Los prebióticos pueden considerarse un tipo especial de fibra dietética, por lo que, lógicamente, los encontraremos en alimentos vegetales. Por lo tanto, puedes añadir prebióticos a tu dieta al consumir ajos, cebollas, puerros, espárragos, alcachofas, trigo integral, avena y remolacha, por ejemplo.

 

 

Deja tu comentario

Ir a Arriba