Quiero dejar de fumar, pero ¿cómo?

2020-07-06T23:42:58+02:0031 mayo 2020|Atención Farmacéutica|


A propósito del Día Mundial sin Tabaco, que se celebra hoy, he querido escribir este post para poner mi granito de arena y ayudar a las personas que hoy se estén diciendo: «Quiero dejar de fumar, pero ¿cómo lo hago?»
En primer lugar, si estás pensando en dejar de fumar debo darte mi más sincera enhorabuena. El mero hecho de planteártelo constituye el primero de los muchos logros que conseguirás en el proceso de deshabituación.

Por dónde empezar

Hay muchas maneras de dejar de fumar. Y también existen muchos recursos para ayudarte. 

  • Puedes obtener ayuda personalizada y presencial de un profesional de la salud. Hay pruebas de que de esta manera se incrementan las probabilidades de éxito en el proceso de dejar de fumar. Por ejemplo, puedes acudir:
    • A tu centro de salud de Atención Primaria.
    • A tu farmacia de confianza.
    • Al servicio de prevención de riesgos laborales de tu empresa.
    • Al centro de referencia en deshabituación tabáquica de tu área de salud.
  • Pero también puedes optar por recursos a distancia, vía telefónica u online que ofrece el departamento de salud de tu Comunidad Autónoma. Por ejemplo, en Cataluña contamos con la línea telefónica CatSalut Respon y con la plataforma digital Tabaquisme.cat.

Qué necesito saber

Independientemente de si has elegido buscar un apoyo presencial de un profesional sanitario como si no, es imprescindible que encuentres una respuesta a las siguientes preguntas. Estas respuestas serán las que determinen el camino a seguir y el tratamiento que necesitas.

  1. ¿Qué estoy buscando? ¿Busco dejar de fumar de golpe? ¿o un medicamento que me ayude a resolverlas ganas de fumar? ¿o un sustitutivo de la nicotina para dejar de fumar más lentamente? ¿un tratamiento «natural»?
  2. ¿Qué es lo que más me preocupa? ¿la ansiedad, el nerviosismo, la irritabilidad o los cambios de humor? ¿Tengo pánico a engordar? ¿o a no saber qué hacer cuando salga con mis amigos o familiares? ¿cómo cambiar la rutina de ese cigarrillo que me fumaba en mi momento especial del día?
  3. ¿En qué necesito ayuda exactamente? ¿en elegir el tratamiento que más me conviene? ¿en cubrir los síntomas de la deshabituación tabáquica? ¿en el apoyo emocional?


Una vez tengas bien claras estas respuestas, es momento de profundizar un poco más, es decir de filtrar un poco más la información para poder determinar el camino que más te conviene (el más efectivo para ti) para dejar de fumar definitivamente.

4. ¿Cuántos cigarrillos fumo al día? Esto sirve para determinar la dosis de tratamiento que necesitas.

5. ¿Cuántas veces al día sientes ansias de fumar?

6. ¿Qué día has pensado empezar a dejarlo? El «Día D» va a ser uno de los días más importantes de tu vida. Por eso mismo, hazlo coincidir con un día o momento especial para ti. Esto te ayudará a no demorarlo ni posponerlo.

7. ¿Has intentado dejar de fumar antes? ¿qué método utilizaste? La información sobre fracasos o casi-éxitos anteriores, nos puede ayudar mucho a los profesionales sanitarios a ayudarte a elegir tu nuevo tratamiento de forma más acertada.

8. ¿Tomas alguna medicación? ¿Tienes alguna enfermedad o condición especial? Por ejemplo, si estás embarazada, si eres menor de edad, si tienes enfermedades cardiorespiratorias, o si eres diabético, si tienes una enfermedad mental, etc. Todo ello puede determinar la elección del tratamiento medicamentoso de la deshabituación tabáquica.

Qué tratamientos hay disponibles

Básicamente, puedes encontrar dos tipos de tratamiento para la deshabituación tabáquica:

  • La Terapia de Sustitución de la Nicotina (TSN). Posiblemente son los medicamentos más ampliamente utilizados en deshabituación, por ser los más veteranos y por no necesitar prescripción médica (aunque sí requieren del consejo de un profesional de la salud: médico, enfermero o farmacéutico). Actualmente, existen múltiples posibilidades en la TSN:
    • Parches: Aportan un nivel constante de nicotina. ello hace que las ganas de fumar (los cravings) se reduzcan. Además, permiten definir mejor el calendario de reducción de dosis.
    • Spray bucal: Es un producto de acción rápida, por lo que se utiliza a modo de rescate, cuando las ganas de fumar se hacen insoportables. Evidentemente, no se recomienda utilizar este producto como terapia única.
    • Chicles: Es también un producto de acción inmediata, que alivia tanto las ganas de fumar como de tener algo en la boca o estar haciendo algo. Igual que el spray, se recomienda utilizar los chicles en terapias combinadas o en la última fase de la deshabituación, en casos especiales.
    • Comprimidos para chupar: Es otro producto de acción inmediata y, al igual que los chicles, se utiliza para aliviar las ganas de fumar, de tener algo en la boca o de estar haciendo algo en lugar de fumar.

Las recomendaciones de los diferentes organismos de salud en cuanto al tratamiento para la deshabituación tabáquica se basan en el uso de un tratamiento combinado. De hecho, la efectividad del tratamiento mediante la combinación de los parches de nicotina con otro producto de acción inmediata es mayor que la monoterapia. Además, también pueden asociarse al tratamiento otros productos o sustancias alternativas a la nicotina, como veréis a continuación.

  • Tratamientos alternativos a la nicotina
    • Bupropion: Es un medicamento que necesita prescripción médica. Se trata de un fármaco antidepresivo que ha demostrado también mejorar lo índices de abandono del tabaco. Sin embargo, tiene algunas contraindicaciones, interacciona con otros medicamentos y tiene efectos adversos que deben ser vigilados por un profesional sanitario.
    • Vareniclida: Es también un medicamento que necesita receta y seguimiento por parte del profesional sanitario. Como cualquier otro medicamento, tiene contraindicaciones, interacciona con otros medicamentos y puede causar efectos adversos no deseados.

El cigarrillo electrónico NO es una opción

Los cigarrillos electrónicos surgieron como una opción «eficaz y segura» de sustituir el tabaco. Pero a pesar de que sus fabricantes siguen empeñándose en basar su publicidad en esta premisa, nunca ha sido demostrada su inocuidad. Es más, lo que sí se ha podido demostrar es que a corto y medio plazo pueden producir efectos respiratorios similares a los de los cigarrillos convencionales.
Y no me voy a extender más en este tema porque requiere un post entero para él. Pero si necesitas más información sobre los cigarrillos electrónicos, en éste y este otro enlace puedes leer sobre sus riesgos para la salud. Ésta es la normativa que se aplica actualmente en España. Y éste es un informe de AECOSAN sobre la (no) seguridad de los cigarrillos electrónicos.

Tratamientos coadyuvantes

Los farmacéuticos llamamos así a aquellos tratamientos que, sin ser el tratamiento indicado para resolver una dolencia, permiten mejorar el bienestar y la calidad de vida del paciente. En el caso de la deshabituación tabáquica, estos tratamientos coadyuvantes se centran en reducir los síntomas que suelen aparecer por la abstinencia de la nicotina o para reducir los efectos adversos de Bupropión o Vareniclida:

  • Ansiedad, irritabilidad, nerviosismo
  • Cefalea, migraña
  • Cansancio o fatiga
  • Dificultad para concentrarse
  • Depresión
  • Hambre
  • Sequedad de boca
  • Insomnio
  • Estreñimiento
  • Mareos
  • Temblor

Existen infinidad de opciones de tratamiento para estos síntomas dentro de las especialidades farmacéuticas publicitarias, la fitoterapia, la aromaterapia, etc. Por eso, lo mejor es que le preguntes a tu farmacéutica de confianza.

 

Espero que si estás pensando en dejar de fumar, este post te haya ayudado a decidirte.

¡Enhorabuena!

 

OTRAS REFERENCIAS:

  • https://www.who.int/es/news-room/campaigns/world-no-tobacco-day/world-no-tobacco-day-2020
  • https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001992.htm
  • https://canalsalut.gencat.cat/ca/vida-saludable/deixar_de_fumar/
  • Stead LF, Perera R, Bullen C, Mant D, hartmann-Boyce J, Cahill K, et al. Nicotine replacement therapy for smoking cassation. Cochrane Database Syst Rev. 2012;11:CD000146.
  • NICE Guidance. Stop Smoking Intervention and Services 2018. [disponible en https://www.nice.org.uk/guidance/ng92].

Deja tu comentario

Ir a Arriba