Diabetes y Nutrición

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

La diabetes es uno de los retos de salud pública más importantes del siglo XXI. Actualmente se calcula que hay 371 millones de personas que viven con diabetes. sin embargo, esta enfermedad y sus complicaciones son prevenibles en buena parte y existen intervenciones asequibles y eficaces disponibles. La educación y la prevención son claves como medidas de disminución del riesgo.

En este sentido, queremos hacernos eco de ello contribuyendo a la prevención de la diabetes a través de las siguientes reseñas en cuanto a las pautas generales de alimentación que debe seguir un diabético.

original_diabetes

Indicaciones generales

La pauta de alimentación debe ser equilibrada, es decir suficiente para sus necesidades y adaptada a su estilo de vida, variada y agradable. Por eso debe:

• Mantener un buen estado de salud que le permita llevar una vida normal, garantizando un estado nutricional óptimo, sin excesos ni carencias.

• Conseguir un buen control metabólico, controlando las oscilaciones de los niveles de glucosa en sangre para prevenir/controlar la hipertensión, la hiperlipemia y la obesidad.

 

OBJETIVOS DE CONTROL

HbA1C (%)

< 7

Glucemia capilar (mg/dl) Basal y Prepandrial

90 – 130

Postpandrial (< 2h)

< 180

Presión arterial (mm Hg)

130 / 80

Control lipídico Colesterol total

< 200

Triglicéridos

< 150

HDL

> 40

LDL

< 100

Consumo de tabaco

No

Fuente: SEMERGEN (2006). “Diabetes Mellitus”. SEMERGEN DoC. Documentos Clínicos SEMERGEN. Madrid: Edicomplet. disponible en: http://www.semergen.es/semergen2/microsites/semergendoc/diabetes/diabetes_complet.p

 

Dieta Equilibrada

Debe seguirse una dieta NORMOCALÓRICA que permita mantener el peso dentro de la normalidad (IMC = 20-24,9).

El total de calorías diarias debe repartirse en 5-6 comidas al día (en algunos casos concretos es posible la repartición en sólo 3 comidas diarias), con una distribución calórica que dependerá del tratamiento farmacológico que lleve el paciente: antidiabéticos orales o insulina.

            • Desayuno: 20-25%
            • Media mañana: 5-10%
            • Comida: 35-40%
            • Merienda:10%
            • Cena: 20-25%
            • Resopón: 5%

 

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES de MACRONUTRIENTES

Menú diario repartido en 4-5-6 comidas:Desayuno – Media mañana – Comida – Merienda – Cena – Recena
HIDTRATOS CARBONO

50 – 60%

(45-50%)*

Azúcares simples

<10%

Farináceos

40 – 50%

PROTEÍNAS 10 – 20% (40% animal – 60% vegetal, si dislipemia)(1g/Kg, si hipocalórica)  (0,6g/Kg, si nefropatía)
LÍPIDOS

25 -30%

AGS

<10% (<7%)*

AGM

10-15% (15-20%)*

AGP

6 – 10%

omega 6 : omega 3

3 : 1

Colesterol

< 300 mg/día

(<200mg/día, si LDL elevada)

* Si existe obesidad o hiperlipemia
La aportación calórica de hidratos de carbono sumada a la de los AGM debe ser de 60-70% de las calorías totales.
* Hay estudios que sugieren que cantidades de fibra >40g/día podrían tener más beneficios: menos hipoglucemias, más control de las glucemias y mejora en los niveles de hemoglobina glicosilada. No obstante, la introducción de alimentos muy ricos en fibra debe realizarse lentamente para evitar malestar abdominal.

 

Fuente: Sociedad Española de Dietética y ciencias de la Alimentación (SEDCA) y Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD)

RECOMENDACIONES NUTRICIONLES de MICRONUTRIENTES

MINERALES

VITAMINAS

Hierro 14-20 mg/día vit. B1 0,8 – 1,2 mg/día
Calcio 700 – 850 mg/día vit. B6 1,2 – 1,5 mg/día
Fósforo 700 mg/día vit. B12 2,0 µg/día
Sodio 1500 mg/día* vit. A 750 µg/día
Selenio 55 µg/día vit. C 60-100 mg/día
Zinc 15 mg/día vit. E 15 mg/día
Magnesio 300 – 400 mg/día vit. D 2,5 µg/día*
Cromo 20 – 35 µg/día*
AGUA 2000-2200 ml/día
Todos los valores corresponden a la RDA (ingesta diaria de referencia)
* El valor indicado corresponde a la AI (ingesta adecuada)

 

Otras recomendaciones son:

  • Evitar el consumo de alimentos que contienen hidratos de carbono simples o azúcares: bebidas azucaradas, zumos de fruta, bebidas refrescantes, caramelos, frutas, bollería, repostería, pastelería, etc.
  • Incrementar el consumo de alimentos con hidratos de carbono complejos: legumbres, cereales integrales, verduras y hortalizas.
  • Consumir alimentos ricos en fibra: hortalizas, legumbres y alimentos integrales, para ayudar a controlar la tasa de absorción de glucosa en el intestino.
  • Eliminar o, al menos reducir mucho, el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol: carnes grasas, embutidos, bollería industrial, platos preparados y precocinados.
  • Incrementar el consumo de aceite de oliva, pescado azul y frutos secos (almendras, nueces), por ser ricos en ácidos grasos esenciales cardiosaludables.
  • Reducir la ingesta de sal, controlando su adición al cocinar así como su contenido en alimentos procesados.

ALICIA BALDÓ

Farmacéutica y Especialista en Nutrición

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail