¡Cuidado con el calor!

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

El fatídico verano del 2003

Aquel año, durante los meses de junio, julio y agosto, murieron en España 6112 personas más que durante el mismo periodo del año anterior, aunque el Ministerio de Sanidad tan sólo atribuyó directamente al calor 141 de esas muertes.

El 28 de julio de aquel mismo año, la ciudad de Xàtiva (Valencia) registró 46ºC de temperatura, y el 1 de agosto, Sevilla registraba 56ºC a las 17:30h.
Estos fallecimientos afectaron principalmente a personas mayores de 70 años. De entre las causas de muerte directamente relacionadas con el calor destacaron el golpe de calor y la deshidratación, aunque la mayor repercusión la tuvo el empeoramiento de patologías crónicas consideradas de riesgo frente a las altas temperaturas, como el Alzheimer (que aquel año aumentó un 56%).

¿QUÉ ES UNA OLA DE CALOR?

En España, la Agencia Española de Meteorología (AEMET) define ola de calor como un período de al menos 3 días consecutivos con temperaturas ambientales superiores a los 32,3ºC.
En estas condiciones se incrementa también el riesgo de incendios forestales y la morbi-mortalidad por problemas de salud relacionados con el aumento de las temperaturas.

CALOR Y SALUD

Los principales problemas de salud relacionados con el calor incluyen la deshidratación, los calambres, el agotamiento o fatiga por calor (insolación) y el golpe de calor.
Los días de intenso calor obligan a nuestro organismo a realizar un mayor esfuerzo para mantener la temperatura corporal en valores normales. Por eso sudamos más, aumentamos la frecuencia respiratoria y, con ella, la cardíaca, nos fatigamos más, tenemos menos hambre y más sed, etc.

Debemos tener en cuenta que este esfuerzo es máximo:

  • Durante los primeros días de calor intenso del verano, porque nuestro cuerpo aún no está acostumbrado a las altas temperaturas.
  • Cuando el calor continúa durante varios días y las noches son también calientes.
  • Cuando hay mucha humedad y no hay viento.

¿CÓMO AFECTA EL CALOR A NUESTRA SALUD?

El hipotálamo es el centro de control termorregulador de nuestro organismo por un sistema retroalimentario homeostático negativo. ¿Y qué es esto?, os preguntaréis. Pues significa que cuando la temperatura corporal aumenta 1ºC estimula el hipotálamo para que ponga en marcha toda una serie de mecanismos de refrigeración del cuerpo, como la perspiración o sudoración, la vasodilatación periférica y cambios en el ritmo cardíaco.

Sin embargo, pueden existir limitaciones físicas individuales o factores ambientales extremos que inhabiliten este sistema para realizar una adecuada termorregulación, originando consecuentemente un problema de salud.

¿QUÉ PODEMOS HACER FRENTE AL CALOR?

Los problemas de salud debidos a las altas temperaturas pueden evitarse con medidas muy sencillas:

  • Beber mucho, principalmente agua, sin esperar a tener sed (salvo contraindicación médica) y evitar las bebidas alcohólicas, las bebidas excitantes (café, té, cola, etc.) y las bebidas azucaradas.

hidratacion_ninoshidratacion1

 

 

 

 

 

  • Durante los días de intenso calor, permanecer en lugares frescos, a la sombra o climatizados. Tomar a diario un baño o una ducha fresca.
  • Si permanecemos en casa, bajar las persianas para evitar que entre el sol directamente. Cerrar las ventanas cuando la temperatura externa muy alta y evitar utilizar aparatos y electrodomésticos que produzcan calor (horno, secador, etc.) durante las horas de calor más intenso.
  • Evitar las actividades en el exterior, sobre todo si son intensas, durante las horas más calurosas.
  • Realizar comidas ligeras y frescas, que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (frutas, zumos naturales, ensaladas, gazpachos, etc.).
  • Cuando salga al exterior, procure Ensaladaestar a la sombra, vestir ropa ligera y de color claro, calzado cómodo y que transpire. En personas mayores y niños muy pequeños, se recomienda que protejan su piel del sol con ropa ligera pero que cubra todo su cuerpo (manga larga y pantalón largo).

Y LO MÁS COOL ES…

Además de estos consejos generales que hemos mencionado, también podemos optar por algo más moderno, como instalarnos una aplicación como las siguientes:

Momentos al sol (Sunshine Moments), de cosméticas Garnier. Esta aplicación permite diagnosticar el tipo de piel del usuario y obtener trucos personalizados de protección solar, así como una recomendación de productos más adecuados. Perdonando esta última parte más comercial, la aplicación tiene otros usos destacados como permitir configurar alarmas para recordar que debemos ponernos protector solar otra vez, o visualizar un boletín diario sobre ña previsión solar.

solarew

www.ppinera.es

Solare, de Pedro Piñera. Esta aplicación registra, en cualquier momento y donde estemos, el índice de radiación ultravioleta de la zona y la temperatura. Además, nos aporta una estimación del tiempo de exposición máximo al sol sin peligro y alertas por ola de calor.

 

Sun Timer, de Pocketkai. Esta aplicación también nos da una estimación del tiempo máximo de exposición al sol, segun nuestro tipo de piel, la protección solar que utilicemos y la temperatura exterior.

SolFarma (de Ibermática y disponible en www.portalfarma.com). Esta aplicación proporciona recomendaciones para una adecuada protección solar en función de la ubicación, la radiación ultravioleta y el fototipo (tipo de piel) del usuario.

 

Alicia Baldó
Farmacéutica y Especialista en Nutrición

REFERENCIAS:

  • http://blogs.elpais.com/fondo-de-armario/2013/08/la-ola-de-calor-de-2003.html
  • http://elpais.com/diario/2003/09/18/espana/1063836020_850215.html
  • www.aemet.es
  • https://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/calor.htm
  • http://www.nhs.uk/conditions/heat-exhaustion-and-heatstroke/pages/introduction.aspx
  • Heat exhaustion. Sai-Ling Ho. The Pharmaceutical Journal, nº 7817, Vol. 293, July 2014.
  • http://www.ticbeat.com/apps/3-apps-sobrevivir-ola-calor/

 

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail