El ayuno intermitente

2020-12-29T16:17:02+01:006 noviembre 2014|Nutrición|

El tema del ayuno es un tema controvertido. Es una práctica habitual en algunas culturas. Todos hemos oído hablar del Ramadán, un mes lunar al año en el que los musulmanes ayunan desde la salida a la puesta de sol. O de los largos ayunos de los yoguis en India. Incluso en la cultura cristiana, el ayuno está presente durante la Cuaresma.

Pero, ¿qué significa exactamente el ayuno?

Se denomina ayuno al acto de abstenerse de todo tipo de comida y en algunos casos de ingesta de líquidos por un período de tiempo determinado.
El principal cambio que se da durante el ayuno es que el sistema digestivo pasa de tener un papel receptor de alimentos, a ser un eliminador de residuos. El organismo comienza así un proceso de reparación y purificación. No obstante, si el ayuno se mantiene durante periodos de tiempo excesivamente largos, comienzan a sobrevenir complicaciones de salud asociadas a la inanición, que incluye desequilibrios de electrolitos, debilidad muscular, fatiga, disminución de las defensas, caída del cabello, lanugo y, en casos graves, arritmia cardíaca y fallo renal.

¿Ayunar aporta beneficios demostrados?

Los beneficios que se le atribuyen al ayuno son amplios:

  • depurar el organismo
  • contribuir a la pérdida de peso
  • eliminar toxinas
  • aumentar la longevidad
  • etc.

Sin embargo, al margen de los aspectos místicos relacionados con la abstinencia, en el ámbito sanitario ninguna de estas propiedades ha sido corroborada por estudios científicos rigurosos ni por explicaciones sólidas basadas en los conocimientos actuales de anatomía, fisiología y nutrición.

De hecho, la literatura científica sobre el ayuno es dispar y contradictoria: hay estudios que dicen que ayuda a la quimioterapia1,2 en el tratamiento del cáncer, que reduce el riesgo coronario3 o que previene la hipercolesterolemia4 y la diabetes tipo II. Aún así, no está del todo claro si el ayuno es beneficioso por sí mismo, o si lo es porque se asocia habitualmente a un modo de vida sano.

Por el contrario, para algunas personas el ayuno podría suponer un riesgo serio para su salud, dependiendo de la duración y la restricción del ayuno, y en función del consumo de determinados complementos que suelen acompañar al ayuno, como zumos, extractos o suplementos dietéticos. También es importante tener en cuenta que el ayuno intermitente no es nada recomendable en personas que pertenecen a grupos vulnerables, como los niños, los ancianos, las embarazadas y los enfermos (salvo que su enfermedad así lo requiera o su médico se lo indique).

Razones por las que las personas ayunan 

Dietas Detox

Sobre la desintoxicación o la eliminación de toxinas a través de la dieta ya hablamos en esta otra entrada. No se trata de un proceso fisiológico que se pueda forzar. Según la RAE, toxina significa “veneno producido por organismos vivos”. Nuestro organismo elimina continuamente productos de desecho por la orina, heces, sudor y aliento. Es decir, si hay tóxicos en nuestro cuerpo, éste va a intentar excretarlos, estemos ayunando o no. Además, por supuesto que realizará mejor dicha función cuantas menos sustancias tóxicas ingiramos (alcohol, tabaco, contaminantes medioambientales presentes en los alimentos, etc.) y cuanto más cuidemos a nuestro organismo, algo que no pasa por dejar de comer, sino por comer de forma más saludable.

Ayunar para vivir más años

Quienes promulgan el ayuno como parte esencial del cuidado de la salud, se amparan a menudo en estudios que han asociado la restricción de la ingesta energética con la reducción de algunos parámetros relacionados con el envejecimiento. Normalmente son conclusiones extraídas de estudios realizados en animales (nunca extrapolados a humanos) o bien son investigaciones no concluyentes o preliminares. Vivir más años, no es una consecuencia directa de dejar de comer durante unos días al año.

Ayunar para adelgazar

Aunque ésta sea una de las razones más habituales por las que las personas realizan ayunos, el ayuno como método de adelgazamiento no es aconsejable. Cuando ayunamos lo que perdemos es fundamentalmente glucógeno muscular y agua, pero no grasa. Para adelgazar, es necesario reducir el porcentaje de masa grasa pero no a costa de la pérdida de agua y proteínas. Cuando queramos perder kilos o controlar nuestro peso será necesario revisar nuestra alimentación y nuestro estilo de vida con la ayuda de un profesional cualificado.

Entonces, ¿el ayuno es bueno o no?

Es posible que realizar ayunos intermitentes tenga algún efecto beneficioso. Aunque lo más probable es que no sirva de nada si nuestro estilo de vida y nuestros hábitos no son saludables, (fumamos, consumimos alcohol con cierta frecuencia, no realizamos ningún tipo de actividad física y nuestra dieta es rica en azúcares simples y grasas y pobre en frutas y verduras).

Para compensar los excesos, no basta con recurrir a pasar un día entero a base de fruta, yogures, zumos o caldos. Es mucho más recomendable seguir una dieta completa (con todos los nutrientes), que sea de fácil digestión, pobre en grasas y rica en frutas y verduras, reduciendo en lo posible el consumo de alimentos procesados y potenciando el consumo de alimentos frescos y de temporada.

REFERENCIAS:

Ir a Arriba