Dieta Low FODMAP – Parte I

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Iniciamos con este una serie de tres posts en los que abordaremos diferentes aspectos de este tipo de dieta. Comenzaremos explicando de manera muy sencilla qué es y en qué consiste esta dieta. En una segunda parte, hablaremos sobre qué alimentos concretamente se incluyen en esta dieta y cuáles deben evitarse. Y finalizaremos la serie hablando de la relación que existe entre el gluten, los FODMAPs y el síndrome del intestino irritable.

La dieta Low FODMAP  es un tipo de dieta recomendada para las personas que sufren el Síndrome del Intestino Irritable (SII) y otros trastornos digestivos como la enfermedad de Chron, malabsorción por intolerancias alimenticias, etc.

www.med.monash.edu.au

www.med.monash.edu.au

FODMAPs (siglas inglesas para Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables) son un grupo de moléculas que se encuentran en determinados alimentos –fundamentalmente frutas, verduras y hortalizas- y que pueden resultar difíciles de absorber para algunas personas. Cuando estas moléculas son mal absorbidas en el intestino delgado, llegan “intactas” al intestino grueso arrastrando consigo una gran cantidad de agua. Allí, actúan como fuente de alimento para flora bacteriana normal. Estas bacterias digieren (fermentan) estos FODMAPs pudiendo causar hinchazón, distensión abdominal, gases (flatulencia), dolor abdominal, náuseas, diarrea, estreñimiento o una combinación de ambos, etc.

La Dra. Sue Shepherd desarrolló la dieta baja en FODMAPs en el 2001. A través de su pionera investigación doctoral, demostró que la limitación dietética de FODMAPs es un tratamiento efectivo para las personas con síntomas de SII que, actualmente,  es aceptado y recomendado como una de las terapias dietéticas más efectivas para el SII.

¿CUÁLES SON LAS MOLÉCULAS QUE CONSTITUYEN LOS FODMAPs?

Los FODMAPs son azúcares simples susceptibles de fermentar durante la digestión por la acción de las bacterias que forman nuestra flora bacteriana normal.

  • Oligosacáridos: fructanos y galactanos
  • Disacáridos: lactosa
  • Monosacáridos: fructosa
  • Polioles: sorbitol (E-420), manitol (E-421), xilitol (E-967), maltitol (E-965), isomalt (E-953).
www.mindfulmealsblog.com

www.mindfulmealsblog.com

¿EN QUÉ ALIMENTOS ENCONTRAMOS ESTOS AZÚCARES?

  • Oligosacáridos: diferenciamos dos tipos, los galactooligosacáridos (GOS), que encontramos en alubias, lentejas y garbanzos; y los fructooligosacáridos, que encontramos en espérragos, cebollas, puerro, etc.
  • Disacáridos (Lactosa): Leche, helado, natillas y otros postres lácteos, leche condensada, evaporada y en polvo, yogur, margarina, quesos blandos no curados (ej. ricota, requesón, crema, mascarpone).
  • Fructosa: Miel, manzanas, mango, pera, sandía y jarabe de maíz (muy rico en fructosa).
  • Fructanos: Alcachofas, espárragos, remolacha, escarola, hojas de diente de león, ajo (cuando se consume en grandes cantidades), puerro, cebolla, lechuga de radicchio, cebolleta (la parte blanca, sobre todo), trigo y centeno.
  • Polioles: Manzanas, albaricoque, aguacate, cerezas, longana, lichi, nectarinas, peras, ciruelas y champiñones.
blog.katescarlata.com

www.blog.katescarlata.com

DIETA BAJA EN FODMAPs (LOW FODMAP)

Una dieta baja en FODMAPs permite comer todo tipo de alimentos, sin restricciones. Los límites, como explica el profesor P. Gibson (Jefe del departamento de Gastroenterología de la Universidad de Monash, Melburne (Australia), están en la tolerancia de cada individuo a estas moléculas. En otras palabras, la dieta se determina en función de qué moléculas concretas y en qué cantidad son capaces de provocar los síntomas anteriormente mencionados a un individuo en particular.

Por eso, esta dieta es eficaz para personas con SII, pero NO es una dieta que pueda ser aplicada como “dieta saludable” para la población general. En este sentido, los investigadores insisten en que los FODMAPs tienen potenciales efectos beneficiosos para nuestros intestinos y que los efectos de una restricción dietética prolongada de los mismos, en personas que no padecen SII, no está suficientemente estudiada como para afirmar su calidad de “saludable”.

Para aquellos que se han quedado con ganas de profundizar más en este tema, os dejo el video de la conferencia pública que tuvo lugar el pasado 30 de octubre (2013), en la que el Profesor Peter Gibson nos explica de forma muy simple qué es el SII y cómo la dieta puede utilizarse para controlar sus síntomas. Sinceramente, os lo recomiendo.

REFERENCIAS:

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail