Antibióticos Naturales – Parte I

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

Antes de recurrir a la automedicación o al uso de antibióticos contra la gripe y resfriados que, como ya comentamos en una entrada anterior a este blog, no son eficaces y además aumentan el riesgo de provocar resistencias bacterianas, la alternativa que os proponemos es recurrir a los ANTIBIÓTICOS NATURALES.

Los antibióticos naturales son plantas y alimentos con propiedades estimulantes del sistema inmunitario, que respetan los microorganismos beneficiosos del organismo y que son capaces de inhibir el crecimiento de otros microorganismos e, incluso, eliminarlos.

Esta primera parte sobre antibióticos naturales la vamos a dedicar a los alimentos. Existe una gran variedad de alimentos con propiedades beneficiosas para nuestro sistema inmune, pero nosotros vamos a destacar los siguientes:

Arándano (Vaccinium myrtillus L.)

Propiedades. Las bayas de arándano son muy nutritivas pero con bajo poder calórico (unas 30Kcal/100g). Los arándanos son ricos en fibra soluble, en carotenos (provitamina A), en antioxidantes como la vitamina C, E y el magnesio, en taninos y flavonoides. Estos frutos pueden ser utilizarse en:

  • Problemas del sistema circulatorio, como varices,  hemorroides, edemas en las piernas por insuficiencia venosa, etc.
  • Anemia, por su contenido en vitamina C que favorece la absorción de hirro.
  • Miopía, por su contenido en carotenos

arandanos

Por otro lado, las hojas de esta planta también tiene propiedades beneficiosas. Su abundancia en taninos catéquicos les confieren poder astringente e hipoglucemiante, por lo que pueden utilizarse, en infusión, para  diarreas, nauseas y vómitos, y como coadyuvante en diabetes.

Las hojas de arándano son también antisépticas de las vías urinarias y, como tal, son útiles en cistitis, uretritis, pielonefritis y vulvovaginitis.

Cómo tomar. Los arándanos son frutos de verano y pueden comerse enteros, en mermeladas o zumo. Las hojas pueden tomarse en infusión.

Contraindicaciones. Los arándanos (fruto) no deben consumirse si se sigue un tratamiento con estatinas (medicamentos para el colesterol), ya que contrarestan la efectividad del fármaco.

Ajo, cebolla, puerro (Família de las liliáceas)

Propiedades. En general, estos alimentos son ricos en una sustancia química, llamada aliína, que les confiere un gran poder anticoagulante y facilitador del retorno venoso, además de ser también hipolipemiante. Por ello, se utilizan para combatir la hipertensión, la arteriosclerosos, la hiperlipemia, varices, etc.

Por otra parte, estos alimentos contiene también compuestos azufrados, los cuales les confieren propiedades bacteriostáticas y bactericidas, por lo que son considerados buenos “antibióticos naturales”. Así pues, se utilizan en procesos infecciosos del sistema respiratorio (gripe, resfriado, bronquitis, faringitis), digestivo (diarreas), genitourinario (cistitis, infecciones renales, vaginitis) y de la piel (picaduras de insectos, acné, hongos, irritación del cuero cabelludo).

La CEBOLLA, además, tiene un alto poder expectorante, y su elevado contenido en agua (90%) y en fibra hacen de ella un alimento muy ligero, favorecedor de la digestión, y diurético.

Por su parte, el PUERRO es muy rico en fibra y en vitaminas A, C y E, y en minerales, confiriéndole un alto poder antioxidante y estimulador de las defensas.

Cómo tomar. El ajo, la cebolla y el puerro son alimentos comúnmente utilizados en cocina. Para conservar todas las propiedades mencionadas se recomienda que se tomen en crudo, en infusión o en extracto seco (por ejemplo, el ajo está disponible en cápsulas).

Contraindicaciones. El consumo de estos alimentos debe evitarse en casos de acidez,  hemorragias, úlceras, en pacientes pre-quirúrgicos y en tratamientos con anticoagulantes,  ya que podría empeorar los síntomas y provocar un mayor sangrado.

Por su contenido en sustancias irritantes de la mucosa gastrointestinal, estos alimentos no deben consumirse cuando existen problemas de flatulencia o acidez, y en enfermedades que cursan con inflamación de la mucosa gastrointestinal (síndrome del colon irritable, enfermedad de Crhon, crisis de enfermedad celíaca, etc.)

Alimentos fermentados.

En los alimentos fermentados se producen transformaciones químicas por acción de microorganismos (hongos y bacterias). Existen distintos tipos de fermentación: láctica (en verduras, carnes, lácteos, encurtidos y pescados), alcohólica (en frutas y cereales) y acética (en bacterias).

kefirPropiedades. Uno de los principales efectos beneficiosos de este tipo de alimentos es que son digestivos. Las proteínas de los alimentos sufren una “pre-digestión” durante el proceso de fermentación que facilita la función digestiva del estómago e intestinos. Por ejemplo, el yogur se digiere mejor que la leche y el choucroute mejor que la col fresca.

Los alimentos fermentados son también fuente de vitaminas. En ocasiones, el proceso de fermentación puede hacer más ricos en vitaminas los alimentos. Por ejemplo, los quesos azules (muy fermentados) y otros lácteos fermentados son más ricos en vitaminas del grupo B que el propio alimento sin fermentar.

Por otro lado, los fermentados ayudan a restablecer la flora intestinal. El ácido láctico que se produce durante la fermentación láctica, promueve la proliferación de bacterias saludables para nuestro intestino, como Lactobacillus y Bifidobacterium. Además, destruyen el ácido fítico, un compuesto que forma parte de la cubierta de los cereales y semillas y que dificulta la absorción intestinal de minerales como el hierro, el calcio y el zinc. Con el consumo de alimentos fermentados este compuesto se destruye.

Cómo tomar. Existe una amplia gama de alimentos fermentados aptos para el consumo como:

  • Lácteos: yogur, crema agria, kéfir, requesón, etc.
  • Frutas y Hortalizas: col ácida (choucroute), aceitunas verdes tipo español o negras tipo griego, pepinillos, tempeh (soja fermentada), etc.
  • Cereales: miso (soja fermentada con arroz y cebada), salsa tamarí (soja fermentada, trigo y sal marina), koji…
  • Bebidas: vino, cerveza, sidra, cava, champagne, sake…
  • Pescados: garum (vísceras de pescado fermentadas)

Contraindicaciones. Aunque este tipo de alimentos son beneficiosos por restablecer el equilibrio de la flora intestinal, no son recomendables en personas que padecen dispepsia, gastritis, úlceras, etc.

Rábanos

El rábano es una hortaliza que pertenece a la familia de las crucíferas. Posee un gran contenido en agua, en potasio y yodo, pero es muy bajo en calorías (16 Kcal/100 g).

RabanoPropiedades. Entre sus propiedades beneficiosas destaca el hecho de que son ricos en compuestos azufrados, que son bacteriostáticos y bactericidas. También son fuente de vitamina C, la cual posee un elevado poder antioxidante y mejora la absorción del hierro.

Los rábanos son hortalizas digestivas debido a su contenido en fibra, que agiliza el tránsito intestinal y produce sensación de saciedad, por lo que también son aptos en dietas para reducir peso.

Son diuréticos y ayudan a eliminar líquidos del cuerpo. Los rábanos son también fuente de yodo (que mejora la función de la glándula tiroides) y de potasio (fundamental para el sistema nervioso central).

Cómo tomar. Los rábanos pueden consumirse crudos en ensaladas o macerados en vinagre junto con otros alimentos. Su sabor con toque picante puede suavizarse si se toma bien frío.

Contraindicaciones. Suelen ser alimentos de fácil digestión cuando son bien masticados. Sin embargo, puede provocar flatulencias por lo que no son recomendables en personas que sufren dispepsia, gastritis y otros procesos inflamatorios de la mucosa gastrointestinal.

Hongos

Entre otros, resultan especialmente beneficiosos los hongos REISHI, SHITAKE y MAITAKE, de origen oriental.

Propiedades. Algunos de estos hongos contienen una gran cantidad de vitaminas, incluída la vitamina D que, por lo general, no se encuentra en alimentos de origen vegetal. También contienen beta-glucanos, que actúan, sobre todo, como potenciadores y moduladores del sistema immune.

Sh12Además, se les atribuyen otras propiedades beneficiosas como la antibacteriana, antiinflamatoria, antialérgica, antioxidante, citostática, antiviral, hipoglucemiante, protectora hepatica, antiagregante y reductora de estrés.

 

Cómo tomar. Peden consumirse frescos, pero también secos. Cuando se utilizan secos deberan rehidratarse antes de cocinarlos. El pie, que es muy fibroso, es major eliminarlo. Se pueden cocinar al vapor, asados, en sopas, guisos y cocidos, como ingredient de tortillas y rellenos. Los secos pueden rallarse y utilizarse sin remojar.

Precauciones. El conocimiento en profundidad de las propiedades nutricionales y sanitarias de estos hongos está en estudio, de manera que se recomienda máxima prudencia y cautela con el consumo generalizado y sin asesoramiento.

Chlorella

La chlorella es una alga microscópica, unicelular de agua dulce. Se trata de una alga especialmente rica en proteínas (60%), fibra, omega-3, vitaminas y minerales.

Chlorella_SmallPropiedades. Constituye la mayor fuente de clorofila que se pueda encontrar en un vegetal, por lo que ejerce un efecto detoxificante y depurativo. También tiene un potente efecto regenerador celular, por  lo que resulta conveniente en personas con enfermedades degenerativas. Por último, la chlorella es también estimulante del sistema inmunitario.

Cómo tomar: Este alga se comercializa como complemento nutricional en forma de polvo, por lo que se puede añadir a jugos, zumos, licuados y sopas vegetales. También está disponible en comprimidos.

Espirulina

Al igual que la chlorella, la espirulina es una alga microscópica, unicelular de agua dulce.

spirulina-productosPropiedades. Constituye la mayor fuente de proteína digerible; de hecho, contiene 12 veces más proteína que la carne de vacuno. Es también la mejor fuente de ácido gama-linolénico, necesario para el mantenimiento de la función cerebral y cardíaca. Además, es muy rica en vitaminas del grupo B, en vitamina C, D y E, y en minerales como el calcio, el potasio, el hierro y el zinc, por lo que se la considera estimulante del sistema inmunitario.

Cómo tomar: Este alga se comercializa como complemento nutricional en forma de polvo, por lo que se puede añadir a jugos, zumos, licuados y sopas vegetales. También está disponible en comprimidos.

Ha colaborado Andrea Piñero MoyaDietista-Nutricionista

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail