Resfriado, gripe y antibióticos

2020-11-11T09:08:50+01:0024 enero 2014|Atención Farmacéutica|

Cold-and-Flu

¿Buscas un tratamiento efectivo contra la gripe y te preguntas qué antibiótico te va a ir mejor?

Pierdes el tiempo… Los antibióticos son medicamentos que combaten infecciones provocadas por bacterias y la gripe está causada por un virus. De hecho, tomar un antibiótico contra una infección viral puede hacer más mal que bien, al incrementarse el riesgo de sufrir posteriores infecciones por haber mermado nuestras defensas, infecciones estas que podrían resultar resistentes al tratamiento con antibióticos.

Los antivirales son medicamentos que reducen la capacidad de los virus de multiplicarse. Sin embargo, estos medicamentos se consideran, en general, tratamiento de segunda lo tercera línea. En general, es más recomendable la administración de la vacuna contra la gripe, que en nuestro sistema nacional de salud se administra gratuitamente a todas las personas consideradas de alto riesgo: mayores de 65 años, embarazadas, persones con enfermedades crónicas vasculares o pulmonares, etc. (Para más información sobre la vacuna de la gripe podéis leer este otro artículo del blog).

¿Porqué los antibióticos no mejoran los síntomas del resfriado?

El resfriado común también tiene su origen en una infección viral. Por eso tampoco “se cura” con un antibiótico. Si estás resfriado y te sientes fatal, por supuesto que deseas tomar un medicamento y “que se te pase pronto”. Pero en este caso, el antibiótico no te va a ayudar, sino que incluso te puede perjudicar.

Precisamente, la principal causa del incremento de las resistencias bacterianas a los tratamientos antibióticos  ha sido la auto-medicación con estos medicamentos y el mal-uso que de ellos se ha hecho durante décadas.

Un estudio realizado por la CDC mostraba que un gran porcentaje de adultos pensaba que si estaban suficientemente enfermos como para acudir a su médico, necesitaban tratamiento con antibióticos. El mismo estudio también demostró que estos mismos pacientes no eran conscientes de las posibles consecuencias que implica tomas medicamentos que no son necesarios. Y cuando los antibióticos no se utilizan correctamente las bacterias pueden convertirse en resistentes.

Además del problema de resistencia bacteriana, el uso innecesario de antibióticos ha favorecido la aparición de nuevas variedades de bacterias comunes que son ahora resistentes a antibióticos.

Entonces, ¿debe evitarse totalmente el uso de antibióticos?

Para nada. Los antibióticos todavía pueden salvar la vida de muchas personas. Por eso, si piensas que puedes necesitar un antibiótico, lo más recomendable es que acudas a tu médico y dejes que sea un profesional el que diagnostique la existencia de infección, te asesore y valore la necesidad de un antibiótico, el antibiótico más adecuado para tu infección.
Los antibióticos siguen siendo necesarios para tratar, por ejemplo, bronquitis, pneumonia y otras infecciones bacterianas de garganta (laringitis), oído (otitis) y ojos (conjuntivitis), que siempre deben ser diagnosticadas como tales por un médico.

 

Referencias:

 

Ir a Arriba