Alimentos afrodisíacos. Excitadores de nuestro metabolismo

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

A lo largo de la historia, multitud de alimentos han sido relacionados con el aumento del deseo carnal. Éstos fueron denominados “alimentos afrodisíacos” en honor a la diosa griega del amor y el sexo, Afrodita, aunque no son más que facilitadores apetito sexual.

afrodisiacoUnos simples apuntes de fisiología…

Cuando una persona se siente atraída físicamente por otra, se desencadenan una serie de reacciones en nuestro organismo. Algunos transmisores neuronales como la fenilalanina y la dopamina, actúan en combinación sobre el cerebro desencadenando un estado de bienestar, satisfacción y euforia.

Todo empieza en el hipotálamo, donde llegan una serie de estímulos (“atracción”, “deseo”) que generan una señal que llega a la corteza cerebral, quien ordena la liberación de dopamina al torrente sanguíneo. Esto se traduce somáticamente en una sensación de cosquilleo por todo el cuerpo, como “mariposas” en el estómago, que resulta muy placentero.

Además, las hormonas sexuales, en especial la oxitocina, también juegan un papel importante en el amor pasional y la satisfacción, que se incrementan con el deseo y la estimulación y contacto físicos.

De la euforia liberada en los momentos más apasionados de la relación sexual se ocupa la feniletilamina, una sustancia estimuladora del sistema nervioso central.

¿Y qué es lo que hace que algunos alimentos tengan estos efectos “afrodisíacos”?

No existe un mismo mecanismo de acción por el que alimentos tan diferentes como la miel, la zanahoria, la sandía o el café puedan ejercer tales efectos en nuestro organismo. Lo cierto es que, dado que se necesita la conjunción positiva y sinérgica de varios factores para una relación sexual efectiva, los alimentos considerados afrodisíacos simplemente potencian alguno de estos factores.

Así pues, unos ayudaran a la relajación muscular del cuerpo, otros estimulan el deseo sexual, algunos incrementan el riego sanguíneo, etc. Y, en general, afrodisíacos pueden ser todos aquellos alimentos ricos en antioxidantes (zinc, selenio, vitaminas A, C y E), en vitaminas del grupo B (B6, ácido fólico, etc.), flavonoides y sustancias estimulantes (picantes, irritantes, aromas, etc.).

¿Qué alimentos se consideran afrodisíacos?

No hay acuerdo en la actualidad sobre qué alimentos tienen en realidad el poder de incrementar la libido. Las listas más antiguas incluían: anís, albahaca, zanahoria, salvia, pistachos, rúcula, eneldo, calabaza, dejando al margen otros más “exóticos” como la “carne de lagarto”…

Afrodisiacos

 

 

 

 

 

 

 

 

Nosotros te proponemos algunos de los alimentos, condimentos y bebidas con “propiedades afrodisíacas” más conocidos:

Alimentos picantes: los chiles, pimientos picantes, cayena, pimienta… todos son ricos en vitamina C, que estimula la secreción de endorfinas.

También contienen capsaicina, la sustancia que les confiere el sabor picante. Este compuesto estimula el tracto genital y urinario y es responsable de cierta sensación de placer.

Canela: Estimula el riego sanguíneo en la zona abdominal por lo que produce un aumento de la excitación en ambos sexos.  Algunos estudios sugieren que puede disminuir en los hombres los problemas de erección tras un exceso de relaciones sexuales, aunque no hay conclusiones firmes al respecto.

 Jengibre: Es efectivo para despertar el deseo sexual del hombre y la mujer. Activa la circulación sanguínea, ayuda a recuperar fuerzas por su efecto tonificante, y facilita la erección al incrementar los niveles de testosterona. Su aroma también propicia un ambiente agradable y sensual.

 Café y té: Estos son dos alimentos muy conocidos como potentes estimulantes naturales del sistema nervioso.  Al igual que ayudan a mantenernos más activos y receptivos, también avivan el deseo sexual. Combinados con canela, se potenciará más su efecto.

 Miel: Es una solución muy concentrada de glucosa y otras sustancias minerales y vitaminas, con un potente efecto vigorizador y revitalizante. Muchas de las medicinas ya en tiempos de los egipcios eran preparadas a base de miel, incluídos los remedios para la esterilidad y la impotencia. Era también costumbre proporcionar agua con miel de cebada a las parejas recién casadas para “endulzar” su noche de bodas (luna de miel).

Chocolate: Los aztecas se referían a él como “el alimento de los dioses”. Históricamente, el chocolate ha estado muy ligado al sexo y al placer. Es un alimento muy rico en antioxidantes y que estimula la liberación de serotonina y dopamina cuando  lo consumimos, lo cual hace que sintamos sensación de bienestar casi inmediata. También contiene teobromina y pequeñas cantidades de fenilalanina, sustancias responsables de su efecto estimulante. Los flavonoides del cacao por su parte, ayudan a producir óxido nítrico, un compuesto químico que ayuda a relajar los músculos vasculares del pene y mejora el flujo sanguíneo y por tanto la erección. Cuanto más oscuro sea el chocolate, mejor.

Vainilla: Su aroma y su sabor dulce estimulan el sistema nervioso y, con ello, la sensación de placer. Además, también favorecen el riego sanguíneo.

Sandia: Algunos científicos han demostrado que comer sandía puede tener efectos similares a los de la pastilla azul milagrosa (viagra). Esto se debe a su contenido en citrulina y arginina, que disparan la producción de óxido nítrico, un compuesto vasodilatador que mejora el riego sanguíneo. Y lo mejor es que para la sandía no hace falta receta.

Semillas de calabaza: Son muy ricas en zinc, vitamina B6, ácido fólico y ácidos grasos poliinsaturados. De todos estos nutrientes depende la producción de testosterona. Mantener un nivel elevado de testosterona es importante para todos los aspectos de la salud sexual, desde la producción de esperma hasta evitar la impotencia y regular el deseo y la libido. Así pues, las semillas de calabaza se convierten en aliadas de la sexualidad y la fertilidad.

Vino tinto: Su consumo aumenta el flujo sanguíneo, nos desinhibe (nos relaja) y estimula nuestros sentidos. Pero no convine abusar porque su contenido alcohólico puede generar el efecto contrario.

 

El secreto de la pasión es la combinación de todas estas sustancias. Así que… ¿por qué no te animas a alimentarte bien?

 Con la colaboración de Andrea Piñero Moya
Dietista-Nutricionista

REFERENCIAS:

  • Influencia de los afrodisíacos y el erotismo en la gastronomía. Ángel González Vera.  Cuadernos de Aragón. ISSN: 0590-1626.
  • Los afrodisíacos y otras sustancias en el desempeño sexual. Juan José Borrás Valls. UNED, 2010.
Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail