Osteoporosis

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

Generalmente, cuando se habla de osteoporosis, se confunde con osteopenia y se la define como el debilitamiento de los huesos, producido por la falta de aporte y/o fijación de calcio en los mismos. Esto en realidad es la osteopenia, una condición que puede considerarse normal cuando nos hacemos mayores. Pero cuando sobrepasa ciertos niveles, por muy diversos motivos, puede convertirse en patológica; ésta forma patológica es la que se denomina osteoporosis.

En la verdadera osteoporosis hay una pérdida activa de calcio en los huesos, con una elevación de la excreción en orina de una sustancia llamada hidroxiprolina; su determinación cuantitativa en un análisis de orina también forma parte del diagnostico de la osteoporosis. En estos casos, el esqueleto sufre un proceso similar al “apolillamiento”.

osteoporosis_porosidad_hueso¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Actualmente, tanto la osteopenia como la osteoporosis se diagnostican mediante radiografías y un estudio conocido como densitometría ósea, con el que se pretende cuantificar la densidad de algunos huesos y compararla con valores que se consideran como “normales” para la población en general de la misma edad que la persona estudiada.

En ocasiones, se ha verificado que algunos pacientes con diagnóstico densitométrico de osteopenia, incluso severa, y de osteoporosis poseen unos valores de hidroxiprolina urinaria normales. Ésto les tranquiliza, y dejan de seguir las recomendaciones farmacológicas y dietéticas de su medico para prevenir una verdadera osteoporosis y disminuir realmente los riesgos de una fractura ósea.

FACTORES DE RIESGO

A modo de curiosidad, la Medicina Tradicional China explica esto diciendo que el miedo (a padecer una enfermedad grave que limite nuestro día a día, como en este caso) afecta a la energía de los riñones y la vejiga (elemento Agua) y que al regir éste los huesos, los mismos sufren las consecuencias del miedo. Del mismo modo, la Medicina Tradicional China responsabiliza al exceso de sabor dulce de exacerbar al estómago (Elemento Tierra), lo cual debilita a los riñones y, por tanto, a los huesos.

Por otra parte, el miedo, al igual que el estrés, produce y es producido por una importante secreción de adrenalina y corticoides. En situaciones de estrés crónico, esto puede provocar, cuando menos, acidez gástrica, pudiendo evolucionar hasta gastritis y úlceras de estómago. Entre otros factores -que más adelante detallamos-, los azúcares simples en exceso y los irritantes de la mucosa gástrica (café, te, grasas saturadas, alcohol, tabaco, etc.), también contribuyen a esto. Para evitarlo, sales alcalinas de calcio mayormente y de otros minerales en menor medida, son “robadas” de los huesos para compensar esa acidez y evitar una hemorragia digestiva o una perforación del estómago.

Finalmente, también los fármacos corticoides y otros antiinflamatorios aumentan el riesgo de gastritis o úlceras, por lo que se prescriben junto a un gastroprotector que, al mismo tiempo, minimizará el riesgo de osteoporosis en personas predispuestas.

Sin embargo, no sólo el miedo, el estrés, los corticoides y otros antiinflamatorios pueden “robar” calcio e inducir a la osteoporosis, sino todo aquello que provoque acidificación del organismo. La siguiente, es una lista de los factores de riesgo más importantes de osteopenia y osteoporosis.

  • Raza blanca
  • Cese de la menstruación
  • Lactancia
  • Sedentarismo
  • Sobrepeso
  • Enfermedades crónicas: hipertiroidismo, diabetes, insuficiencia renal aguda, escorbuto, malabsorción intestinal, hiperpartiroidismo, EPOC, gastrectomia subtotal
  • Alcohol y Tabaco
  • Medicamentos: antiácidos con aluminio, esteroides, tetraciclinas, anticonvulsivantes, hormonas tiroideas.
  • Causas nutricionales:
    • Dieta rica en proteínas,
    • Deficiencia en vit. A, B6, ácido fólico, B12, C, D y K,
    • Dieta pobre en calcio,
    • Exceso de flúor, dieta rica en fósforo (dieta desmineralizante),
    • Dieta pobre en magnesio, zinc, cobre, manganeso, boro y silicio.
    • Dieta pobre en fitoestrógenos (isoflavonas)
    • Dieta ácida (rica en alimentos como la carne, los cereals, los lactose, etc.)
    • Alto consumo de cafeína
    • Alto consumo en fibra, ácido fítico, ácido oxálico y grasas saturadas
    • Bebidas refrescantes (contienen ácido fosfórico como aditivo acidulante)
    • Dieta rica en sodio

Por tanto, a la vista de estos factores de riesgo, podemos comprender que la educación en hábitos alimentarios y de estilo de vida correctos es crucial en la prevención y reducción del riesgo de estas enfermedades.

¿CÓMO PREVENIR Y TRATAR CORRECTAMENTE LA OSTEOPOROSIS?

“Se debe consumir leche, queso y yogur a diario (entre otros lácteos) y tomar, cuando hay riesgo elevado, calcio medicamentoso, fijadores de calcio, estrógenos para absorberlo y fijarlo mejor en mujeres postmenopáusicas, y realizar periódicamente una densitometría ósea de control.”

Esto es lo que habitualmente recomienda la mayoría de médicos. Sin embargo, aunque estas recomendaciones pueden ser beneficiosas para muchas personas, no lo son para todas. Y de ello hablaremos en otro post.

FACTORES DIETÉTICOS QUE FAVORECEN LA ABSORCIÓN DE CALCIO DIETÉTICO

www.dietitians-online.blogspot.com

  • Lactosa
  • Sacarosa
  • Aminoácidos como lisina y arginina
  • Ingesta adecuada en proteínas
  • Vitamina D3
  • Inulina
  • Probióticos

 

Alimentos_con_calcioAlimentos_calcificantes

ACTIVIDAD FÍSICA y OSTEOPOROSIS: Aspectos Generales

La tensión generada por los músculos y tendones sobre los huesos cuando se realiza ejercicio físico favorece el depósito de calcio y la formación de matriz ósea  de los huesos afectados.

osteoporosis_deporteLos ejercicios más recomendados son los que implican una carga o una marcha intensiva, mientras que los efectos sobre los huesos del paseo o la natación en las personas mayores son mínimos. Ejercicios como el tai-chi, que mejoran la elasticidad muscular i la flexibilidad de las articulaciones, aunque tienen efectos modestos sobre la mineralización ósea, ayudan a mejorar la coordinación y el equilibrio y, por tanto, a reducir el riesgo de caídas.

A pesar de los efectos saludables de la actividad física sobre la densidad mineral ósea, es necesario tomar una serie de precauciones tales como iniciar el ejercicio con un calentamiento, evitar movimientos bruscos y terminar con estiramientos. Además, es importante tener en cuenta a la hora de realizar cualquier tipo de actividad física que en las personas de edad se dan una serie de condiciones especiales.

Osteoporosis y ejercicio

REFERENCIAS:

  • Nutrición y alimentación humana. Mataix, J. (2002). Madrid: Ergon.
  • Tratado de Nutrición.Gil, A. (2005). Madrid: Acción Médica.
  • Ostoporosis. Jorge V. Esteves, Unión Vegetariana Argentina. Articulo disponible online en: http://www.uva.org.ar/osteo.html
Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail