Omeprazol

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Tal y como comentábamos en nuestra anterior entrada (Dispepsia funcional), el Omeprazol es uno de los medicamentos más abundantemente recetados y utilizados para tratar problemas gastrointestinales en general. Sin embargo, el “mal-uso” y el “abuso” de este medicamento están siendo ya causa de preocupación por parte de algunos científicos, dadas las repercusiones negativas que tiene para la salud de los pacientes.

Por eso, queremos dedicar esta entrada a aprender un poco más acerca de este fármaco.

dispepsia1¿QUÉ ES EL OMEPRAZOL?

Pues, es un inhibidor de la bomba de protones, es decir, un supresor muy eficaz de la secreción de ácido gástrico en el estómago. El Omeprazol y sus análogos son los medicamentos más útiles en el tratamiento y prevención de úlceras, enfermedad por reflujo gastroesofágico y dispepsia (ardor y acidez).

INDICACIONES DEL OMEPRAZOL

El Omeprazol está indicado en el tratamiento a corto plazo de los síntomas de ardor, acidez y otros, asociados al reflujo gastroesofágico en adultos, úlceras y dispepsia.

CÓMO FUNCIONA EL OMEPRAZOL

El Omeprazol (y sus análogos) inhibe la secreción ácida en el estómago al inhibir la llamada “bomba de protones” en las células de la pared del estómago. De esta forma, estas células no producen ácido y no lo secretan a la luz del estómago.

celula parietal

QUÉ DOSIS DE OMEPRAZOL DEBE TOMARSE

Omeprazol está disponible en cápsulas de 10, 20 y 40mg. La dosis inicial debe ser de 20mg una vez al día. Debe tomarse durante 3-4 días antes de que empiecen a mejorar los síntomas. La cápsula debe tragarse entera, con suficiente agua, y no debe abrirse, masticarse o machacarse.

Si los síntomas remiten, puede disminuirse la dosis a 10mg una vez al día. Siempre debe utilizarse la minima dosis diaria efectiva, siendo la dosis maxima diaria de 40mg. Si los síntomas no remiten tras dos semanas de tratamiento, los pacientes deben consultar con su médico.

CUÁLES SON LOS EFECTOS SECUNDARIOS DEL OMEPRAZOL

En general, el Omeprazol es bien tolerado. Sin embargo, en ocasiones puede producir: erupción cutánea, dolor muscular o de articulaciones, nausea, vómitos, diarrhea, estreñimiento, dolor de estómago, dolor de cabeza, mareos, vertigo, hormigueos, somnolencia o insomnio.

Si se produjeran alguno de estos síntomas (u otros no mencionados) en tal forma o intensidad que resultaran muy molestos para el paciente, éste debería consultar sin demora a su medico.

Foto: sxc.hu

Foto: sxc.hu

QUÉ OTRAS PRECAUCIONES DEBEN TOMARSE

El tratamiento con Omeprazol (y otros supresores de ácido gástrico) puede incrementar el riesgo de infecciones gastrointestinales, como Salmonella y Campylobacter.

Este tipo de tratamiento debe tomarse con precaución por pacientes con enfermedad hepatica. Estos medicamentos pueden enmascarar los síntomas de un cancer gástrico. Por eso, pacientes mayores de 55 años que presenten dispepsia sin causa aparente, que no respondan al tratamiento y cuyos síntomas se acompañan de sangrado, disfagia, vómitos recurrentes y/o pérdida de peso, deben acudir rápidmene al médico y someterse a una exploración más exhaustiva.

QUÉ MEDICAMENTOS INTERACCIONAN CON EL OMEPRAZOL

  • El Omeprazol es metabolizado en el hígado, por lo que puede retrasar la eliminación del Diazepam, Fenitoína y Warfarina; en estos casos, la dosis de estos medicamentos debe ser ajustada por el medico. Por otra parte, la concentración plasmática de Digoxina puede verse incrementada por el tratamiento concomitante con Omeprazol y otros inhibidores de la secreción gástrica.
  • Debido a la disminución de la acidez gástrica, la absorción de algunos antifúngicos (Ketoconazol e Itraconazol) puede verse disminuída.
  • El Omeprazol (y sus análogos) no deben tomarse junto con otros supresores de ácido gástrico, como la Ranitidina (antagonistas de H2) y otros antiácidos (bicarbonato sódico, derivados de aluminio, hidróxido de magnesio, magaldrato, almagato, almasilato).

ESTILO DE VIDA Y ALIMENTACIÓN

Pequeños cambios en el estilo de vida y/o la alimentación pueden mejorar mucho los síntomas de ardor o reflujo gástrico. En este sentido, el control de peso, realizar actividad física regularmente, permanecer erguido tras las comidas durante una media hora o más, evitar los alimentos irritantes como el café, el queso curado, el chocolate, los fritos, los picantes y los alimentos muy grasos, son algunos de los consejos más importantesy eficaces.

Los pacientes que toman ácido acetil salicílico o antiinflamatorios de tipo AINE, deben saber que éstos medicamentos se asocian a síntomas gastrointestinales y que el uso de supresores de ácido gástrico debe ser prescrito y controlado por el médico.

ALICIA BALDÓ

 

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail