Verrugas. Un mal menor?

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

La mayoría de las veces son inofensivas. Son crecimientos en la piel por lo general indoloros causados por el virus del papiloma humano (VPH).

Las verrugas pueden afectar la apariencia –a veces seriamente– y causar vergüenza y trastornos psicológicos. Pueden ser también dolorosas o causar escozor y picazón, particularmente en los pies.

fjerne-aldersvorter

Existen diferentes tipos de verrugas:

  • Verrugas comunes. Aparecen mayormente en las manos, en la cara y en la frente. Son comunes en los niños, menos comunes en los adolescentes y raras en los adultos.
  • Verrugas plantares. Las verrugas en la planta de los pies suelen aparecer como un punto negro central –que es el suministro de sangre a la verruga– rodeado por un área blanquecina y dura. Por su localización, crecen hacia el interior de la piel, siendo con el paso del tiempo cada vez más dolorosas.
  • Verrugas unguelaes. Aparecen por debajo o alrededor de las uñas de las manos y los pies.
  • Verrugas genitales (condiloma).
Adaptada de MedlinePlus

Adaptada de MedlinePlus

Como cualquier otra infección, las verrugas pueden ser contagiosas y propagarse de una persona a otra, auque esto es infrecuente. Pero todas las verrugas se pueden diseminar de una parte del cuerpo a otra.

Aproximadamente el 80% de los casos remite espontáneamente en menos de dos años. Pero no hay que preocuparse, porque existen tratamientos que pueden adquirirse en las farmacias sin receta que pueden tratar las verrugas más rápidamente.

Sin embargo estos tratamientos de venta directa al público deben utilizarse con mucho cuidado, puesto que contienen ácido salicílico al 15-26% en la mayoría de los productos, o hasta el 50% en otros pocos. La función del ácido salicílico es básicamente destruir la piel, por lo que es muy recomendable proteger la piel alrededor de la verruga a tratar untándola bien con vaselina, por ejemplo.

La crioterapia es otro tratamiento contra las verrugas que consiste en congelar la piel de las mismas aplicando nitrógeno líquido directamente. La ventaja de este tratamiento es que al congelar se elimina la posibilidad de que se reproduzca en otras partes del cuerpo o se contagie a otras personas. Pero este tratamiento también tiene sus riesgos. De nuevo, este líquido produce quemaduras importantes en la piel sana. Por eso, antes de congelar, la piel alrededor de la verruga debe ser protegida y asegurarse de que la congelación se centra sólo en la verruga.

Por los riesgos que comportan estos tratamientos, si no te atreves a tratar tus verrugas tu sólo, acude a un especialista podólogo sin dudarlo.

 

 ALICIA BALDÓ
Farmacéutica y Especialista en Nutrición

REFERENCIAS:

Compártelo! Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail